Desliza para conocer más

Costillar deshuesado de cochinillo ibérico confitado en manteca de cerdo ibérico por nuestro equipo de cocineros para regenerar fácilmente en sartén en 10 minutos en tu casa (ver video debajo).

COSTILLAR DE COCHINILLO IBÉRICO CONFITADO Y DESHUESADO

Costillar de cochinillo ibérico criado en nuestras granjas en Extremadura confitado a baja temperatura y deshuesado. 

 

REGENERACIÓN:  en SARTEN o PLANCHA

1) Descongelar el producto. Preferiblemente en refrigeración (0-5°C).

2) A fuego medio con una fina capa de aceite (oliva o girasol) colocar la pieza con la piel hacia abajo durante 8-10 minutos hasta conseguir piel crujiente. Es muy importante que la sartén no se pegue.

3) Calentar por la otra cara un minuto ya con el fuego apagado.

4) Una vez retirado de la sartén, colocar durante un minuto con la piel hacia abajo en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

 

 

SUGERENCIA DE PRESENTACIÓN:

Parrillada de verduras

Guarnición de cebolla, manzana y ciruales pochadas.

Calabaza asada.

 

MARIDAJE: Vinos tintos ligeros jóvenes y sin crianza en barrica de variedades Carmenere

 

INGREDIENTES: Carne de cerdo ibérico y manteca de cerdo ibérico. 

REFERENCIAS: 0214822 COSTILLAR (450-550 g.) | 021484 COSTILLAR ENTERO | 021712 COSTILLAR ENTERO CON HUESO

FORMATO DE VENTA: Caja de 4 kg. aprox.  

RACIÓN RECOMENDADA: 150 g. 

 

PRODUCTO CONGELADO: Conservar a -18°C. Una vez descongelado no volver a congelar.

VIDA ÚTIL:  CONGELADO: 1 año | REFRIGERADO: Una vez descongelado, el producto se puede mantener 2 meses en refrigeración sin romper el envase. 

EL COCHINILLO DE LAS TRES CAPAS, EL DE LOS GRANDES CHEFS

"Una de las diferencias del cochinillo ibérico es que proporciona tres capas y otras tantas secuencias palatales. La exterior, uniformemente crocante, recuerda a unos chicharrones nobilísimos. Una intermedia, entre la crujiente y la magra, almacena grasa, gelatinosidad, jugosidad y suculencia. Y la tercera, la carnosa, más tierna, de limpio corte, cubierta de grasa, determina textura y sabor, que, en este último caso, resulta sensiblemente más exquisito.”

Rafael Garcia Santos. Crítico gastronómico.